Alcalde Espíndola tras cumplirse 100 días desde el cierre de fronteras: “Arica está golpeada con esta separación”

28 de Junio de 2020

314 visitas


Al cumplirse esta semana 100 días desde el cierre de fronteras entre Chile y Perú, el alcalde de Arica Gerardo Espíndola, analizó el impacto que ha tenido la pandemia del Covid-19 en las relaciones económicas que existen entre nuestra ciudad y Tacna, dos zonas urbanas que han visto truncada su habitual interacción y con ello, la fuente laboral de miles de personas.

Más allá de la ausencia en la comuna de los tradicionales productos de marcas peruanas como la mayonesa Alacena y el té McCollins, el jefe comunal lamentó la imposibilidad que han tenido muchas personas de poder tener contacto con familiares que habitan al otro lado de la frontera, a quienes en muchos casos no han podido ver por más de dos meses.

El primer impacto de este cierre de frontera lo vivieron tanto los chilenos en Tacna, como los peruanos en Arica; especialmente con estos últimos, vimos situaciones dramáticas de jóvenes madres que trabajan de lunes a viernes en Arica y tuvieron que esperar más de dos meses para volver a ver a sus bebés. Así como ello, hay muchas familias que viven entre ambos países y hoy ya no se ven”, indicó la máxima autoridad de la comuna de Arica.

A lo emocional, se suma el evidente daño económico que en muchos casos será irreparable. Sectores como salud, turismo y agricultura han sufrido mermas importantes tanto en territorio chileno como peruano, destacando de entre todas ellas el transporte tras la imposibilidad de cientos de choferes que hoy no pueden laborar del traslado de pasajeros entre Arica y Tacna.

Choferes y trabajadores que están desempleados por estos tres meses en el paso fronterizo con mayor movimiento de Chile, que, en un fin de semana largo, perfectamente alcanzaba los más de 75 mil cruces según informa la Gobernación de Arica. Son ellos, quienes ya lo han manifestado en protestas y mesas de trabajo con el gobierno”, enfatizó.

Salud comprometida

Caso aparte es la imposibilidad para que los ariqueños puedan viajar a Tacna para realizar sus visitas periódicas al Hospital de la Solidaridad o a alguno de los recintos odontológicos u ópticos, los que son preferidos por un importante número de personas debido al bajo costo de sus servicios.

Desde la Municipalidad de Arica es levantado un informe para identificar los mayores impactos que la actual crisis sanitaria ha provocado en el sector de la comunidad que dependía del traslado diario desde Arica y Tacna y viceversa. El objetivo es establecer las necesidades primordiales y hacerlas llegar al gobierno central para contar con su apoyo no sólo con recursos sino también con instrumentos legales.

Arica está golpeada con esta separación, necesaria por supuesto en medio de esta pandemia que no da tregua, un golpe fuerte para nuestro territorio. Pese a ello, el tratamiento nacional del Estado hacia Arica, para enfrentar el virus y sus efectos, es el mismo que para cualquier otra ciudad de Chile, situación que debe cambiar”, sentenció el alcalde Espíndola.