Cruz de mayo: celebración de fe y devoción

05 de Mayo de 2017

Con procesiones, cantos y bailes, la comunidad de San Miguel de Azapa  conmemoró la muerte y resurrección de Cristo. El ritual se centra en la cruz, símbolo con que se difundió el catolicismo en la Conquista.

En la iglesia del poblado, se repletó de fieles, venerando a la cruz, una fiesta de tradición familiar que congrega a toda la comunidad católica.
 
Una ceremonia bastante emotiva, estar acá en San Miguel de Azapa, junto a muchas familias que están compartiendo una ceremonia tan íntima tan llena de tradiciones como lo es la Cruz de Mayo, estar contento con las familias y con los azapeños y las azapeñas y gente del valle de Lluta que también participó”, expresó Gerardo Espíndola, alcalde de Arica.
Fieles
 
Una conmemoración enriquecedora, una tradición que va de generación en generación, un legado que va quedando arraigado en las familias, “cada uno de los fieles comienza a subir la cruz al cerro, es así que,  las 18 cruces suben y terminan en junio de subirlas todas”, señaló  Liliana Espinoza, presidenta asociación de Cruces de Mayo.
 
Una tradición de más de 30 años, es la de la señora Julia Santos, quienes es fiel a la Cruz de Mayo, “es verdad, Dios está ahí en la cruz, y como dice el padre, hay que ser más cercano a la iglesia, día a día le pido a Dios que nos vaya a tos bien”, indicó.
 
Historia
 
El origen de la Cruz de Mayo se remonta a la conquista española. Como los misioneros desconocían la lengua de los nativos, carecían de imágenes y no tenían suficientes predicadores, hicieron uso de la cruz y elementos locales para difundir el mensaje cristiano.
 
La cruz era de fácil construcción y se ubicaba en un sitio visible para la comunidad a evangelizar: cerros, intersecciones de caminos u otros espacios concurridos. Allí se administraban los oficios religiosos.