Publicado el 13 de ago, 2021

La revolución ambiental parte en Arica

Porque los ariqueños y ariqueñas no debemos ser meros espectadores ante los incontrolables incendios, inundaciones, olas de frío y calor que afectan a la comunidad mundial, un grupo de autoridades, académicos y representantes de la sociedad civil organizada, se comprometieron a empujar una revolución ambiental en Arica.

Los compromisos establecidos por el alcalde Gerardo Espíndola, el constituyente Jorge Abarca, la presidenta del Comité Comunal Ambiental, Natalia Urrutia y la académica de la Universidad de Tarapacá, Elizabeth Bastías, tuvieron como testigos los cientos de personas que participaron del Conversatorio Medioambiental transmitido por distintas plataformas digitales.

En el espacio virtual conducido por Guillermo Scallan, director de la Fundación Avina, el alcalde Espíndola se comprometió a hacer todo lo humanamente posible para impedir que Arica vuelva a ser una zona de sacrificio; romper la matriz energética en Chile, y recuperar las calles para la gente.

Negligencia del Estado

¡Nunca más contaminación por polimetales!  Donde las personas se enfermen de cáncer; donde las mujeres abortan espontáneamente, y donde las alergias se coman a nuestros niños y niñas”, dijo enfáticamente el jefe comunal.

“Debemos romper la matriz energética que es contaminante, cara e ineficiente. Por eso, como municipalidad estamos construyendo sedes vecinales con paneles solares, y los dirigentes vecinales que pagaban 70 mil pesos mensuales en la cuenta de la luz, ahora pagan 500 pesos, y a fin de año se les entrega 200 mil pesos de los remanentes por la energía que son capaces de inyectar al sistema”.

Asimismo señalo que “las personas están descubriendo que el sol es nuestro aliado, y que esto no es algo del futuro ni de los países desarrollados. La energía solar es presente, y puede estar en cualquier lugar. Por eso, queremos que desde las bases se le exija a los Gobiernos, políticas en materia de energías renovables, como lo estamos haciendo en Arica”.

Más autos que casas

“En Arica hay 80 mil vehículos y 70 mil casas, y es más barato botar un auto que comprarse otro. Como municipio seguiremos diciendo ¡No a la contaminación industrial en las poblaciones!  Por eso, con nuestro plan de Movilidad Urbana, y en conjunto con la comunidad, no dejaremos de abrir las calles para la gente”.

“Hemos intervenido las principales calles con ciclovías, y he recibido insultos y críticas, pero estoy dispuesto a sufrir estos costos porque tenemos que comenzar una revolución para disminuir la contaminación producida por los vehículos. Tenemos que ser una ciudad que se transforme en ejemplo de resiliencia y cuidado ambiental para el mundo”, concluyó diciendo el alcalde de Arica.

Naturaleza sujeto de derecho

Por su parte, el constitucional Jorge Abarca se comprometió a “luchar por la descentralización, y a hacer que en la próxima Constitución la naturaleza sea sujeta de derecho, desde la visión territorial, y con la mirada de los pueblos originarios. Voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para lograr dicho objetivo”.   

“Voy a comprometer a todas las organizaciones que están detrás del Comité Comunal Ambiental, a que seamos parte de los cambios, y que incorporemos a la comunidad a ser parte de los problemas y las soluciones”, señaló la investigadora, Natalia Urrutia.

Finalmente, la académica e investigadora de la UTA, Elizabeth Bastías dijo que se comprometía a entregarles educación ambiental a los agricultores. “La educación es importante para tener una alimentación inocua. Creo que podemos hacer una buena agricultura biológica”. Bastías también se comprometió a seguir trabajando en la protección de los cultivos ancestrales de nuestra comuna.

 

 

 

OTRAS NOTICIAS

Publicado el 1 de oct, 2021 .