Publicado el 23 de ago, 2021

Alcalde Espíndola expuso ante constituyentes las dificultades que viven las regiones

Un completo análisis sobre la realidad de Arica como un territorio extremo, entregó el alcalde Gerardo Espíndola durante su presentación en la Comisión de Descentralización, Equidad y Justicia Territorial, oportunidad en la recalcó la necesidad que dicha instancia sea permanente.

Para la máxima autoridad comunal, resulta imperioso romper una constitución históricamente centralista, reconocida por la OCDE como una de las más centrales del mundo, junto con Islandia y Grecia.

Por tal motivo, el actual proceso constituyente se presenta como una oportunidad para terminar con un paradigma que Chile ha demostrado desde sus orígenes, al otorgar mayor poder a los gobiernos comunales para terminar con la figura administrativa que hoy ostentan, teniendo injerencia real en la comuna sin pasar por la capital.

“Tenemos que permitir que los gobiernos comunales podamos gobernar y no solamente administrar. Las facultades que nos entrega la Constitución son solamente administrativas, no así de gobierno, y terminamos administrando pobreza. Porque la riqueza la administra el centro y en el centro se decide cuánto se entrega a las regiones, sin una pertinencia de cuánto se requiere en esa zona”, señaló.

Mayor poder y presupuesto

Para Espíndola, varios son los aspectos que deben ser atendidos en la nueva Constitución para que las regiones, y en especial las zonas extremas, tomen la relevancia que merecen. El primero de ellos es un presupuesto regional sin nombre ni apellido, que permita a las comunas su utilización sin restricciones designadas desde el centro. A modo de ejemplo, los programas de salud no miden la realidad de las regiones, lo que impide en muchos casos su reutilización ya que no están debidamente distribuidos desde el Estado.

“Hablamos de una falta de poder que hay que radicar. Yo como alcalde, por ejemplo, para poder autorizar a un suplementero o a una persona que quiere colocar un puesto de confites en una plaza, debo pedir permiso al Ministerio de Relaciones Exteriores. Esto significa que recién en seis meses, el ministerio me puede autorizar a dar el permiso. Son situaciones que parecen caricaturas, pero son reales y que sufrimos de forma grosera”, enfatizó.

Igual de importante es la necesidad de fortalecer la seguridad de las fronteras, que en nuestro país son resguardadas por quienes también cumplen un rol de resguardo en las ciudades, utilizando los mismos recursos y mermando la seguridad comunal en favor de los límites territoriales.

“Este es un problema del Estado de Chile y, sin embargo, compartimos la misma Comisaría Chacalluta en el resguardo de la frontera y la población de los valles. Nos encontramos con una frontera bastante permeable donde se trafican animales, alimentos, drogas y, lo más lamentable, personas”.

Asimismo, Espíndola destacó la política de “fronteras muertas” que implementa el gobierno, que privilegia el uso de minas antipersonales y grandes zanjas de tierra antes que potenciar las urbes fronterizas. “Miremos lo que hace Bolivia, que tiene una política de fronteras vivas. Charaña, un pueblo más chico que General Lagos, tiene electricidad las 24 horas del día, mientras que General Lagos solo tienen dos. Exigen soberanía a la gente del norte, pero no entregan ni siquiera lo más mínimo”, enfatizó.

Un paradigma y un abuso sistemático que debe ser modificado desde la inversión. No existe hoy compensación alguna con Arica por ser el garante de los tratados internacionales, que involucran carreteras de tránsito continuo de camiones, un puerto en pleno centro de la ciudad y la carga peligrosa que cruza diariamente por el radio urbano. Igual de importante resultan los 550 millones de pesos que la administración comunal deja de recibir al año por concepto de atención de salud migrante, quienes no son considerados dentro del financiamiento del Estado siendo una realidad permanente en la comuna.

“Nosotros apostamos a lo que José Manuel Balmaceda propuso en 1890 de contar con cuatro poderes del Estado: El Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial y el Municipal, que daba más poder a las regiones. El carácter de Gobierno debe hacerse carne en quienes vivimos en regiones y así eliminar en desigualdades territoriales”, sentenció el alcalde Espíndola.

 

OTRAS NOTICIAS

Publicado el 1 de oct, 2021 .