Publicado el 12 de sep, 2021

Alcalde pide decretar zona de emergencia en los valles tras muerte de niño que cayó a pozo de regadío

Otra vez la comunidad ariqueña se estremece por la partida de un niño de un año y 8 meses de vida, y que perdió la vida tras caer a un pozo de regadío, ubicado en el kilómetro 13 en el valle de Azapa.

Al respecto, el alcalde Gerardo Espíndola cree que “esto hay que pararlo, y para eso se debe estudiar decretar Emergencia en los valles de Arica, por el aumento explosivo de muertes de niños que caen a pozos de regadío o sufren accidentes agrícolas”.

Aunque la municipalidad no posee competencias para hacerse cargo de estos temas, en abril del año 2021 la actual gestión municipal convocó a una Mesa Intersectorial de Infancia Rural, y en esa oportunidad el jefe comunal ariqueño dijo que “el municipio no puede ser cómplice de la ausencia del Estado frente a la muerte de niños”.

Falta fiscalización

En esta grave problemática se cruzan variables como la migración, la pobreza, el trabajo irregular, la poca normativa existente en cuanto a los pozos de regadío y la falta de fiscalización y de redes de apoyo como jardines infantiles y salas cuna para la población migrante que trabaja en el sector rural. “Estas carencias están desencadenando la muerte de los niños”, enfatizó el alcalde de Arica.

Con respecto al reciente fallecimiento registrado en Azapa, Espíndola anunció que la municipalidad entregará “todos los documentos a los organismos públicos que cuentan con las debidas competencias para que éstos evalúen la posibilidad de decretar una emergencia que permita destinar recursos para la realización de un plan que mitigue los riesgos y que asegure la vida de los niños y niñas que viven en los valles de nuestra comuna”. 

OTRAS NOTICIAS

Publicado el 1 de oct, 2021 .