Publicado el 1 de mar, 2021

Avanza traspaso de Fondos Pro Retención para la educación pública

Tras un año de gestiones administrativas y consultas jurídicas, entre la Municipalidad de Arica, la Superintendencia de Educación y la Seremi de Educación, se logró avanzar en el proceso de pago de los fondos de Pro Retención 2019, correspondiente a la matrícula 2018. Producto del traspaso de la educación pública al nuevo Servicio Local de Educación, estos recursos quedaron retenidos en las cuentas bancarias de cada establecimiento educacional, sin poder utilizarse.

Tras el oficio enviado desde el municipio a los directores de los establecimientos educacionales solicitando el reintegro de los fondos, ya comenzó el traspaso de los fondos del año 2019, correspondiente a la matrícula 2018. Una vez concretada esta acción, el municipio traspasará estos fondos a la Seremi de Educación, para que se haga efectiva la entrega de ellos al nuevo sostenedor y así, a los estudiantes beneficiados

Recursos congelados 

“Somos una región piloto en el traspaso de la educación pública, por lo que debemos enfrentar situaciones como éstas, que dejaron los recursos congelados en las cuentas de cada director. Lo bueno, es que después de la revisión entre servicios públicos, se logró dar inicio al proceso de traspaso de recursos”, explicó el alcalde Gerardo Espíndola.

Como la ley 21.040, a través de la cual, el municipio traspasó la administración de la educación pública al Servicio Local de Educación, no establece procedimientos que permitan resolver administrativamente lo que no está reguladocomo es el caso de la Pro Retención, hubo que solicitar un informe a jurídico municipal y esperar la respuesta de la Superintendencia de Educación que permitió comenzar con el proceso.

La subvención Pro Retención es recibida por el sostenedor, para ser utilizada exclusivamente en los estudiantes indicados en la nómina de beneficiados por el Ministerio de Educación, con el fin de mantener la permanencia de los mismos y evitar la deserción escolar. 

Los alumnos y alumnas beneficiadas deben pertenecer al Programa Chile Solidario, de acuerdo a la calificación socioeconómica del Registro Social de Hogares otorgado por el Ministerio de Desarrollo Social.