Publicado el 21 de Jun, 2022

Alcalde participó en víspera del nuevo ciclo Quechua en centro cultural La Paskana

En torno al fuego sagrado, el alcalde de Arica Gerardo Espíndola Rojas, participó junto a la Asociación Indígena Quechua “Kawsaq Llaqta” la víspera del nuevo ciclo y la llegada del Tayta Inti cada solsticio de invierno, o bien llamada Inti Raymi o fiesta del Sol, como una forma de visibilizar y reconstruir la identidad e historia del pueblo Quechua, actividad que se realizó en la Fundación y Espacio Cultural Rural “La Paskana”.

Víspera del Inti Raymi

En la oportunidad, la autoridad comunal señaló la importancia de avanzar hacia la visibilización del pueblo Quechua, la historia y tradiciones en cada una de sus expresiones, “es uno de los más invisibles y que tiene este desafío de iniciar un proceso de visibilización y que mejor que en el corazón del valle de Azapa, en el sector de las Maitas junto al Centro Cultural La Paskana, un lugar maravilloso y que nos acogió”.

La víspera del solsticio es la noche más larga del año, de ese momento clave y durante los seis meses siguientes las noches se acortan y los días se alargan hay más luz y con ello más abundancia. El solsticio de invierno es considerado por los pueblos indígenas como un renacer, periodo del año en que la naturaleza se renueva.

Pero más allá de la naturaleza, se renueva también los seres humanos, al ser parte de ella establecen relaciones de reciprocidad.

Aylin Chang Cutipa, integrante de la Asociación Indígena Quechua “Kawsaq Llaqta”, indicó la importancia de poner en valor la historia del pueblo Quechua, el que muchas veces ha sido invisibilizado, y la idea es compartir con su gente y la comunidad, y de esta forma rememorar las tradiciones que no se conocen.

Esperando el nuevo ciclo

“Recordar esta tradición de la espera de nuestro Tayta Inti en cada solsticio de invierno, donde la noche es la más larga del año y hace más de 500 años era el Inca el que llamaba al Sol, porque ellos entendían que estaba lo más alejado de la Tierra, y hacían estas ceremonias para llamarlo para que volviera a calentar con sus rayos a la Pacha Mama y así iniciar un nuevo ciclo agrícola”, precisó.

Agregó que, en el siglo 21 se puede ampliar la concepción, de no solo un ciclo agrícola, sino que también un nuevo ciclo espiritual de los hombres y las mujeres que habitamos la Pacha Mama.

La Paskana

La jornada en el centro cultural permitió la visibilización del pueblo Quechua, mostrando la interculturalidad existente en la región, donde existen pueblos como el Aymara y el pueblo tribal Afrodescendiente.

Por situaciones históricas el pueblo Quechua ha sido invisibilizado, por lo que en la oportunidad y aprovechando la instancia del nuevo ciclo Inti Raymi se conoció más acerca de su gente.

“Nosotros estamos en ese enfoque y la instancia de hoy significa esta espera para vincularnos en la mañana a recibir el Inti, recibir el Sol de una manera espiritual. Esto tiene un significado de la agricultura, pero también a nivel personal, para los hijos e hijas que se sienten parte del Tayta Inti y del sol, y por ahí nos convoca y como Fundación y espacio Cultural estamos vinculados y generando ese trabajo en conjunto con la comunidad”, señaló Humberto Choque Rodríguez, Fundación Espacio Cultural Rural “La Paskana”.